¿Cómo Valorar a un Entrenador de Menores?

Entrenador Atletismo para Niños y Niñas

A

Por su Método

Orientado a la Construcción del Atleta a Largo Plazo

A

Por sus Objetivos.

Centrado en el Joven Atleta, sus Sueños e Ilusiones

A

Por su Actitud.

Saber hasta cuando puede acompañar al Joven Atleta en su Crecimiento.

¿Cómo Valorar a un Entrenador en Función del Rendimiento Deportivo en Niños y Adolescentes?

Antes de volvernos locos alrededor de los resultados que un menor está obteniendo, intentemos entender cuales son los mecanismos que determinan su rendimiento y que tipo de influencia tiene la mano del entrenador en su consecución.

En este articulo te hablaré de como debería valorarse el buen hacer de un entrenador en pos del crecimiento deportivo y personal de los jóvenes atletas que tiene a su cargo.

También, si lo que estas buscando es un entrenador para tus hijos o, lo que es lo mismo, una Escuela de Atletismo para ellos, te recomendaría encarecidamente que leyeras este árticulo sobre “Claves para elegir una Escuela de Atletismo para niños y niñas”.

Además, si quieres conocer un poco más a quien escribe estas reflexiones, puedes saber más sobre mí aquí.

Soy Tan Buen Entrenador que Provoco que Salga el Sol Cada Mañana.

Si mi sistema de captación de jóvenes atletas, para mi núcleo de entrenamiento, se basara en la afirmación de que <<tengo un método de entrenamiento tan bueno que cada mañana hace que salga el sol>>, no se que pensarías de mí, pero casi con toda seguridad no apuntarías a tu hijo a nuestra escuela o club de atletismo.

Esta introducción que parece un auténtico disparate, en cuyo anzuelo comercial jamás caerías, es muy cercano a lo que hoy en día pasa en la disputa, protagonizada por algunos entrenadores y escuelas de atletismo, para captar niños y niñas. Y sí, en ella pican padres/madres y jóvenes (y no tan jóvenes) atletas. Vender que la mejoría inmediata de las marcas de un niño o niña es fruto de un secreto sistema de entrenamiento solo conocido por un determinado mago-entrenador o Hogwariana-escuela de atletismo, es equivalente a afirmar lo anterior referido a mi capacidad de provocar el amanecer de todos los días.

Los menores están creciendo y madurando, por ese simple hecho su rendimiento físico aumenta sin necesidad de entrenamiento.  Si jugamos un partido de futbol los de 1º de la ESO contra los de 2º, estos últimos ganarán seguro y de goleada (a no ser que haya un talento de verdad-Messi- entre los de 1º que desequilibre la balanza, pero eso es otra cosa). Pero, si este mismo partido lo realizamos enfrentando a los de 3º con los de 2º, no serán los de 2º los que ganarán, la goleada se la meterán los de 3º.

La correlación de este hecho es la maduración, simplemente la media de un año más acumulado en cada curso da como resultado un mayor desarrollo físico y, por consiguiente, un mayor rendimiento físico.

En el punto anterior nótese que hablo de la media de un año de desarrollo acumulado en cada curso. No todos los niños maduran a la misma velocidad (véase otros apartados), por lo que la progresión de un único niño/a tanto en su maduración corporal como en su rendimiento deportivo no es uniforme, pero sí que podríamos encontrar esta uniformidad en progresión de la media de un curso.

Lo expuesto hasta el momento puedo comprobarse <científicamente> en los gráficos adjuntos. En ellos podemos ver que todas las cualidades físicas aumentan por el simple hecho de acumular años en edades tempranas. Estos gráficos están sacados de la batería Eurofit, y otros estudios recopilados por Miguel Vélez, y son gráficos obtenidos en estudios de la población en general, es decir, sin sesgo deportivo.

Obviamente si el joven o la joven entrena su mejoría será mayor. Rápida, y con un corto periodo de vida deportivo, si este esta orientado a los resultados, y más lenta, pero con mayores niveles de rendimiento en la vida adulta, si esta esta orientada al proceso y a la construcción de un futuro atleta.

Por todo ello, atribuir la mejoría del rendimiento atlético inmediato en menores, simple y únicamente a un determinado método de entrenamiento, es como intentar apropiarse del mérito de que salga en sol cada mañana.

Índice de la Sección.

  • ¿Hasta qué Edad la Maduración Física Beneficia al Rendimiento?
  • Género y Evolución de la Fuerza Relativa en la Adolescencia.
  • La Ventana Anabólica de las Chicas.
  • Cómo Debe de Valorarse la Mejoría Deportiva en Menores.
  • Valoración Cualitativa, No Cuantitativa.
  • Si Empeora la Técnica, para Matar al Entrenador.
  • Los Roles más Típicos de Entrenadores de Menores.

¿Hasta qué Edad la Maduración Física Beneficia al Rendimiento?

La Pregunta clave ahora, ¿hasta que edad la evolución en la maduración física beneficia a la mejoría del rendimiento físico?, o lo que es lo mismo, ¿hasta cuándo puede enmascarar el crecimiento natural de un/a joven atleta el buen/mal hacer de un entrenador? La respuesta es fácil de responder conceptualmente, aunque algo más difícil de aplicar prácticamente. La maduración impulsa el rendimiento deportivo hasta que ha terminado la adolescencia en chicos y hasta que se ha iniciado el cambio de cuerpo de niña a mujer en las chicas.

En la siguiente imagen podemos observar cómo evoluciona una de las hormonas clave en el desarrollo de las características secundarias masculinas y en el anabolismo muscular general, la testosterona, y su diferente concentración en relación con el género del sujeto. Como se puede apreciar los chicos tienen una progresión continua ascendente de la testosterona (hormona predominantemente masculina) durante toda su pre y adolescencia, mientras que las niñas ésta se genera en pequeña cantidad a lo largo del tiempo y sin apenas cambios o picos de mayor concentración. Si, no obstante, en las chicas se produce un aumento constante y paulatino de los estrógenos (hormonas predominante femeninas) durante la adolescencia que se mantienen constantes hasta la menarquia (el ciclo de esta hormona no está representado).

Género y Evolución de la Fuerza Relativa en la Adolescencia.

Como podemos ver en los siguientes gráficos, la evolución de estas dos hormonas condiciona, a su vez, la evolución de dos parámetros fundamentales para el rendimiento deportivo, la evolución de la fuerza máxima y la composición corporal. Es decir, ambas hormonas tienen efectos muy importantes sobre el desarrollo de la masa magra del sujeto y del porcentaje graso que esté presente. La testosterona favorece el anabolismo muscular, es decir la ganancia de fuerza, por otro lado, los estrógenos favorecen la acumulación de grasa y el desarrollo del cuerpo de mujer en las chicas (caderas mas anchas, desarrollo de las glándulas mamarias, etc).

Con ello tenemos que, la evolución del peso de los chicos durante la adolescencia viene determinado mayoritariamente por un aumento de la masa magra, y el aumento de peso de las chicas viene determinado por un porcentaje alto de acumulación de grasa y mucho más bajo de musculo. El resultado es que la fuerza relativa aumenta en los chicos y disminuye en los chicos, al ser esta determinada por la ratio entre fuerza y peso.

Este punto es clave para saber cómo afecta al rendimiento la adolescencia en función del género. En chicos todo rema a favor, el simple hecho de madurar posibilita la mejoría deportiva. En chicas, por el contrario, en los deportes condicionados por la fuerza relativa (la mayoría), el proceso de maduración disminuye el rendimiento. (Gráficas de Miguel Velez y Otros)

La Ventana Anabólica de las Chicas.

En este punto cabe apuntar que, en las chicas, no siempre se da un proceso negativo en cuanto a rendimiento y maduración. En un determinado punto de este proceso, y para las chicas con un perfil de velocidad de crecimiento lento, existe una ventana anabólica que posibilita un momento dulce para el rendimiento.

Una vez iniciada la adolescencia, existe un periodo muy concreto en donde la hormona DHEA, con alto poder anabólico, tiene un pico máximo, e irrepetible en la vida de las mujeres, que posibilita un alto rendimiento deportivo si combinado con un, aún, cuerpo de niña, en donde la fuerza relativa alcanza su mayor ratio.

Este punto de alto rendimiento deportivo se produce al aumentar la fuerza, por el efecto de esta hormona, y no haber cambios en las dimensiones corporales, al estar la adolescente manteniendo aun sus medidas antropométricas infantiles.

Además, si a esto se le une una velocidad de crecimiento lento, que denominamos perfil de maduración retardado, caracterizado por ratios de estrógenos menores, que posibilitan una mayor duración en la obertura de dicha ventana y un menor desarrollo de los caracteres femeninos secundarios (voluptuosidad), la combinación es perfecta para que, con un entrenamiento orientado al rendimiento, los registros y resultados de la joven, que presenta este perfil, sean destacados(Gráficas de Miguel Velez y Otros)

Escuela de Atletismo para Niños

Avatar Mateo Cañellas señala con el dedo

¿Tienes alguna cuestión a preguntarnos?

No obstante, la maduración llega, los cambios corporales se producen, mínimos en las adolescencias con una velocidad de maduración retardada, pero se producen. Además, el pico de la DHEA no es eterno así que el factor anabólico también desaparece. En este momento el rendimiento de las chicas disminuye, con la consecuente desilusión y /o posibles problemas alimenticios si esta disminución del rendimiento lo asocia al cambio de cuerpo de niña a mujer con el aumento de peso asociado.

Así, el entrenador que ha usado el talento de una joven deportista, con un perfil de maduración lento, para conseguir resultados competitivos destacados y no para desarrollar la base neuromuscular adecuada, que le permita superar rápidamente esta disfuncionalidad corporal, ha hipotecado el futuro deportivo de esta en pos de fama y resultados cortoplacistas. En cambio, el entrenador que, conocedor de esta situación, aprovecha para construir neuromuscularmente a una joven atleta, habrá aprovechado este momento único, en el desarrollo de las mujeres, para construir el futuro deportivo de una deportista destacada en categoría absoluta.

Últimas Noticias de SISUteam

Toni Gran Cursa Des Vermar

A veces hay que reinventarse buscando cambios de estrategias en los entrenamientos…te contamos como lo estamos haciendo aquí

Kevin y Ángel Pérez: De tú a tú con los mayores.

Gran descaro al tratar de tú a tú a los atletas Seniors en la Cursa a Peu Colònia de Sant Jordi-Ses Salines.

Arranca la mejor versión del Grupo de Entrenamiento SISUteam

Derrochando ilusión a raudales se inicia la Temporada 2019-2020 para el Grupo de Entrenamiento SISUteam.

Carlos Palmer 2º en el KM Vertical Tramuntana 2019

Carlos Palmer, del C.A.Inca y miembro del Grupo de Entrenamiento en Palma de Mallorca Mateo Cañellas-SISUteam, ha sumado un nuevo éxito en las carreras de montaña, esta vez en la CxM Vertical Tramuntana 2019.

Cómo Debe de Valorarse la Mejoría Deportiva en Menores.

Con todo lo expuesto hasta el momento lo que parece obvio valorar un entrenador en función del rendimiento deportivo cuantitativo (marcas y triunfos) de un niño/a o adolescente es un error. Más aún cuando la metodología del entrenador está orientada a ello aprovechando el viento a favor de la maduración para rendir en vez de para construir a un futuro atleta.

Los jóvenes mejoran por el simple hecho de crecer. Los chicos con un proceso continuado en el tiempo hasta el final de la adolescencia y algunas chicas hasta que la ratio fuerza/peso les disminuye. Si queremos valorar a los entrenadores por los resultados de sus atletas, habría que valorarlos en función de los atletas que han ayudado a alcanzar el rendimiento máximo en su vida adulta dividido por el número de jóvenes promesas que se han enterrado por el camino.

Un entrenador de esa índole una vez me argumento ante una ponencia de contenido similar a este artículo,” No vengas tú a decirnos a nosotros cómo hemos de entrenar si llevamos más de 25 años haciéndolo”. Viendo el resultado de esos 25 años de entrenamiento, en donde algunos medallistas cadetes tuvo y ninguno absoluto consiguió, mi respuesta fue “Tu no llevas 25 años de experiencia entrenando, tu llevas acumulado un año de equivocación repetido veinticinco veces”.

Valoración Cualitativa, No Cuantitativa.

El buen hacer de un entrenador en categorías menores tiene que venir valorada en función a su mejoría cualitativa.

¿Tiene mejor técnica?, ¿Le hemos dotado de una riqueza psicomotriz que le permite adaptarse rápidamente a los cambios de altura y peso de los artefactos competitivos? ¿Ha mejorado en fluidez, precisión o eficacia en sus gestos técnicos?

Las respuestas a estas preguntas, y otras muchas parecidas, serán la clave para poder valorar el buen hacer del entrenador, en muchos casos, indiferentemente, a los resultados deportivos conseguidos,

Cabe recordar que en categoría menores el rendimiento atlético obtenido está determinados por tres causas principales y sus diferentes combinaciones posibles:

  • Grado de talento genético (el Messi citado al principio)
  • Grado de maduración sexual.
  • Cantidad de entrenamiento especializado que acumule.

Siendo las dos últimas citadas las que mayoritariamente determinan los resultados deportivos destacados en menores.

Nuestros Estudios

Investigaciones rfea atletismo niños

Si quieres conocer más profundamente nuestros estudios

 

Si Empeora la Técnica, para Matar al Entrenador.

Es decir, si al joven atleta le cuesta mejorar año tras año, y solo lo logra al final de la temporada con series específicas para la puesta en forma, o peor, si con los años en vez de mejorar, empeora la técnica, es para dar un serio toque al entrenador. Repetimos, el atleta menor ha de mejorar cualitativamente.

Es decir, el joven atleta cada vez tiene que ser técnicamente más eficiente, y la mejoría deportiva debe de ser fruto de su construcción como atleta y no de procesos de puesta en forma típicos de adultos.

Todo lo que no sea eso, esta más cerca del abuso deportivo hacia un menor que del concepto de tecnificación deportiva defendida por todos aquellos que sí ponemos la ilusión, el futuro y el desarrollo personal del joven deportista por delante del ego e intereses económicos.

 

Los Roles Más Típicos de Entrenadores de Menores.

Con todo ello existen diferentes roles (no existen de manera pura, o eso espero)  con los que clasificar a los entrenadores de menores. Intentar determinar qué porcentaje de cada uno de ellos está presente en el entrenador que entrena o que pretendes que entrene a tu hijo, puede llevarte a anticipar lo que obtendrás realmente de él a cambio de tu gasto de tiempo, ilusión y esfuerzo.

El entrenador pesetero.

Típico entrenador que está aquí por dinero. Su grupo, o grupos de entrenamiento, se caracteriza por un número elevado atletas, con poca atención personal (a no ser que seas el bueno cuyos resultados atraigan a más clientes), con entrenamientos repetitivos, no planificados y rendimientos cortoplacistas. Cuando un atleta deja el grupo empieza una camapaña de desprestigio en su contra no sea que su ejemplo haga abrir los ojos a otros jóvenes “engañados”.

Entrenador con necesidades de ego.

Compensan sus carencias personales a través de los éxitos de sus jóvenes atletas. O bien son atletas “fracasados” o personas con carencias emocionales, estos han encontrado en la explotación deportiva de jóvenes atletas talentosos (por alguna de las tres vías de rendimiento citadas anteriormente) la manera de destacar en la “burbuja del atletismo”. Suelen aplicar entrenamiento de adulto reducido en ellos para obtener resultados inmediatos, sin importarle el futuro deportivo de estos. En las redes sociales comparten constantemente los triunfos obtenidos por sus atletas.

Entrenador por herencia.

O bien porque ha tenido relación estrecha con algún entrenador destacado, o bien porque ha tenido un pasado exitoso (en su propio contexto que a veces no pasa de haber ganado dos populares y media) como atleta, cree que ha heredado por ciencia infusa los conocimientos técnicos para ser entrenador. Poseedor de una receta basada en su experiencia vivida y rentabiliza la capacidad de sus atletas de rendir con ella. Una vez que estos dejan de rendir o progresar suele ser fruto de la falta de ayudas y de apoyos y no de sus escasos conocimientos técnicos.  Andan desesperados en busca de talentos que cuya genética compense su falta de preparación.

Entrenador apasionado y amigo.

Le encanta el atletismo como tal lo trasmite a sus jóvenes atletas. Grandes formadores de atletas noveles que antepone la persona al atleta. En su estado más puro tiene pocos conocimientos técnicos, ya que suele centrarse más en disfrutar del momento que en construir a un atleta de futuro. En algunos casos, son conscientes de ello y dejan volar libremente a sus atletas talentosos cuando estos han superado su capacidad técnica, en otros casos, los redirigen hacia la competición popular para poder seguir disfrutando juntos de su amado deporte. Particularmente no me parecen malos entrenadores-educadores ya que muy pocas personas tienen la posibilidad de alcanzar cotas altas de rendimiento, solamente en el caso, de que esten dirigiendo a algún joven talento con ilusión, pueden llegar a ser nocivos, inconscientemente, para estos.

Entrenador novel con ilusión por crecer.

El típico entrenador que le encanta el atletismo y quiere llegar a ser un gran técnico. Lee todo lo que puede, va a cursos, sigue a entrenadores destacados… Si tiene un talento deportivo quiere crecer con él, sino lo tiene se prepara para cuando le llegue. Es un gran currante, colabora con todo aquel que pueda enseñarle o ayudarle a crecer. Es un entrenador al que se le debe apoyar si se quiere aumentar el nivel deportivo en un determinado club, comunidad o sector.

Entrenador tapón.

Sus días de gloria han pasado. En otro momento fue como el entrenador novel con ilusión por crecer, pero ahora ya están de vuelta. Puede que llegará donde quería llegar o no, implicando esto un pequeño resentimiento hacia la tecnificación deportiva. En estos momentos solo buscan mantener su estatus obtenido llegando, incluso, a intentar entorpecer el desarrollo de los nuevos entrenadores que sí buscan crecer. Gusta de robar jóvenes talentos a entrenadores con más ilusión para evitar que estos crezcan. No aceptan las nuevas innovaciones y suelen poner trabas a cualquier tipo de avance argumentando siempre en base a su obsoleta experiencia pasada.

Maestros entrenadores.

Son la contrarréplica de los anteriores, tuvieron ilusión y llegaron. Ahora se dedican a guiar a los entrenadores noveles en su crecimiento. No roban atletas, sino que intentan que sus entrenadores noveles crezcan con ellos. Son la esencia de la tecnificación y el futuro del atletismo llevará en su núcleo sus conocimientos.

Entrenador hasta aquí.

Ya quisiera él poder formarse más y dedicar más tiempo al atletismo, pero su familia, trabajo o circunstancias personales no le dejan. Vive y disfruta del atletismo. Hace crecer atletas y les deja volar libremente cuando estos le sobrepasan. Sigue conectado a ellos y a sus nuevos entrenadores, disfrutando de sus éxitos y progresos. Siente que forma parte de ellos porque son sus niños que se han hecho mayores. Me encantan. Suelen trasmitir grandes valores de superación y amistad.

PAGINA EN CONSTRUCCIÓN, AUN FALTAN MUCHOS CONTENIDOS Y SECCIONES

Perdonen las molestias, vamos lentos porque lo queremos hacer bien